miércoles, 18 de abril de 2012

Sonríe, nos están disparando



El elefante se balanceaba

sobre la cabeza del Rey

Alicia no era Alicia

fue quien sufrió la guadaña

la hoguera

las piedras

fue la bruja

la ramera

la santa

quién

quién puede destruir un mundo infame

y volver a recomenzarlo

como aquellos puzles

que encajábamos sin respirar

y seguir amando -a pesar de todo-

cuántas

cuántas veces

somos ojos ciegos

bocas rotas

luces negras


Atrás

repito

atrás

las manos manchadas

los anos manchados

los corazones manchados

de pólvora


no.


no somos la historia del dictador

ni el artilugio metálico

intercambiable por filetes en supermercados


no nos busquéis

en los lavabos

en los puentes

en las alcantarillas

ni en la garganta agónica

de la voz agónica

de aquella agónica civilización


mirad

todos esos tanques

y juguetes rotos 

en las calles

donde antes hubo flores

escaparates de barbies y cazadores

ya no queda nada

solo escombros

pelos

cucarachas

babas

los últimos resquicios

de la humanidad


se apagan las luces

cierra los ojos

abre el pecho

levanta la cabeza


nos alcanzan

las certeras balas del despertar


abre los ojos, ya hemos llegado.

4 comentarios:

  1. Luces negras iluminando de oscuridad los escombros de lo que fue.

    ¡Brillante!

    Saludos

    J.

    ResponderEliminar
  2. Lo he leído a saltos de vista mientras el dedo pulsaba la tecla flecha abajo. Casi milimétrico. Fílmico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradecida de esos ojos que saltan fílmicamente :)

      Eliminar
  3. Intercambiable por filetes en supermercados
    empanados, sobran billetes

    ResponderEliminar