martes, 28 de diciembre de 2010

O-rigen.



Me observa cavernosa
tu boca
el centro mismo de la Tierra
Destapo
entonces la cabeza de aquel hombre
y las alas de cualquier pájaro que llega.

El eterno río me cruza siempre
desde el centro de mi sexo
hasta el órgano exacto.


Y me acuerdo de mi madre. Ella dijo
Hay un origen al que siempre retornamos
con o sin nosotras, las ratas del cielo
Que comen tanto del prójimo.
que esperan tanto de la carne.
Qué esperan tanto.

Será una huida.
Eso. Será eso.
La vida. La eterna huida de la muerte
corriendo siempre verticales
hacia un dónde y un quizás eternos

Dónde se escribió. Dónde.
Un día vuestras creaciones taradas
aplastarán cabezas, ramas, corazones
venas, cables, voces.
Huida
Progreso
Madre, progreso.

Y se llamarán accidentes los autocrímenes.
Memorias colectivas ahorcando tu cérvix.

Madre bestia, parda. Dulce
Devasta. Digo, devasta
ciudades enteras con silencio.

Y Adiós para comenzar.
Digo adiós para comprehender
Y silencio para donde siempre

hay un origen.

3 comentarios:

  1. Que la ilusión y la esperanza sigan llamando a la puerta en el nuevo año que llega,
    y que se cumplan tus deseos.

    ¡¡¡Feliz año 2011!!!

    ResponderEliminar
  2. Siempre hay un origen, aquello que nos define, ya venga en los genes, o pensemos que lo llevamos como regalo del tiempo. Pero si, siempre hay un origen.

    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. potente, mery

    Madre bestia, parda. Dulce
    Devasta. Digo, devasta
    ciudades enteras con silencio.

    ResponderEliminar